Sadrassana: restaurante, coctelería y galería de arte en un palacete típico mallorquín

Sadrassana: restaurante, coctelería y galería de arte en un palacete típico mallorquín
Servicio
Comida
Comida x2
Local
Calidad/Precio
8.2
Si hay algo...
Servicio
Comida
Comida x2
Local
Calidad/Precio
0.0
Summary rating from 0 user's marks. You can set own marks for this article - just click on stars above and press "Accept".

Si hay algo que en mi familia nos encanta del casco antiguo de Palma es poder pasear por las callejuelas y encontrar tras cada esquina típicos patios y casals mallorquines, recorrer la zona del Ayuntamiento, el Borne y luego cruzar ya a la Lonja, donde turistas y nacionales nos mezclamos para disfrutar de este barrio tan nuestro y descubrir nuevos restaurantes.  Por eso cuando supe que Sadrassana estaba ubicado en un antiguo casal en la plaza que lleva su nombre y que una de sus especialidades era el bogavante con huevos y patatas, pensé que sería el sitio ideal para celebrar el día del padre en familia, ya que tanto él como mi madre son fans de un buen bogavante y de unos buenos huevos con patatitas y ajos. Y desde luego fue todo un acierto, porque salieron encantados de su primera visita y siempre son ellos los que piensan en él a la hora de salir a comer de nuevo. Mi pareja y yo solemos preferir sabores un poco más lejanos a la hora de ir solos, pero para mis padres fue definitivamente un sitio al que volver.


Me pareció un local ideal para una cita: muy romántico y a la vez ubicado en un antiguo casal mallorquín, que lo hace perfecto para sentarse luego a tomar un cóctel tranquilamente y después charlar y compartir pareceres en la galería de arte Horrach Moyà, ubicada en el primer piso.


 

La entrada es estupenda y desde el primer momento el local consigue atraparte en su especial ambiente, con sus suelos empedrados, el papel de la pared, y la ténue iluminación. El servicio está acorde con el local, con una persona que te recibe ofreciendo servicio de guardarropas para la comodidad de los clientes, y un personal joven pero muy correcto. La sala comedor se reparte en dos, a cada lado del patio de entrada, pero sin duda en la que está el bar con su frontal de madera es la que tiene más encanto, así que os recomendaría que al hacer una reserva pidáis mesa en ese espacio.

 


El chef a cargo del restaurante es Tito Verger, que le ha conseguido dos soles repsol con sus versiones de clásicos baleares, como las típicas cocas mallorquinas, caldereta de bogavante menorquina o el dulce “flaó” ibicenco. Así en un solo local podemos encontrar platos típicos de las tres islas, pero con el toque personal del cocinero mallorquín.

 


 

Clicad encima de las fotos si queréis agrandarlas y ver el nombre de cada plato… La verdad es que la iluminación del local es tan ténue, que las fotos de los platos no son de muy buena calidad. Aún así espero que os podáis hacer una idea!

 

 

Como entrantes el carpaccio de gamba roja encantó, el tartar de pa amb oli, aunque tal vez no fuera nada excepcional, nos pareció una manera diferente y muy original de presentarlo y las cocas son una opción fácil y muy resultona para agradar a cualquiera. Como platos principales el bogavante con huevos y patatas fritas estaba perfecto! Uno puede pensar que hervir un bogavante y freir unas patatas es algo muy simple, pero os aseguro que lo bien confitaditas que estaban las patatas y el punto perfecto del marisco es algo que no es tan habitual y es un disfrute seguro (y principal motivo de repetir). Lo ideal es compartirlo entre dos y pedir un par de entrantes y así poder probar varias cositas de la carta.  El carré de cordero con costra de frutos secos y el punto estaba de nuevo perfecto. Lo que para nosotros fue tal vez un poco más flojito fueron los postres, aunque ciertamente son mezclas muy originales, sólo el lingote de ensaïmada nos convenció a todos.

Definitivamente los principales de la carta son muy interesantes y merecen varias visitas para probar las diferentes opciones.

El precio depende bastante de lo que pidáis, con principales desde los 16 a los 28 euros, por lo que como véis si pedís la caldereta, pescado o solomillo el precio aproximado puede rondar los 40 euros, y si uno se decanta por platos más sencillos pueden ser unos 30 euros por persona. Pero para una ocasión especial o una cena romántica, es un sitio que merece la pena visitar.

 

 

 

DIRECCIÓN:

Plaça de la Drassana nº15, Palma
www.sadrassana.com
971728515
Cenar: de 30 a 40 euros por persona
Antes de ir recomendamos reservar y sobretodo comprobar el horario según la temporada

 

“Esto es tan sólo mi opinión, la de una comiliti más… Tal vez tú no estés de acuerdo con ella, o tu experiencia haya sido diferente a la mía y sin duda eso es lo más bonito del mundo de la restauración, que cada uno tenemos nuestros gustos. Lo importante es respetarse”