Restaurante Canela: Sorpresa en el centro de Palma…

Restaurante Canela: Sorpresa en el centro de Palma…
Servicio
Comida
Comida x2
Local
Calidad/Precio
8.6
En una calle con...
Servicio
Comida
Comida x2
Local
Calidad/Precio
8.2
Summary rating from 1 user's marks. You can set own marks for this article - just click on stars above and press "Accept".

En una calle con mucho encanto del centro de Palma, la calle San Jaime, descubrimos por casualidad este pequeño restaurante….que inmediatamente pusimos en nuestra de lista para probar. Estuvimos mese en ir a visitarlo y qué pena no haberlo hecho antes, porque salimos gratamente sorprendidos.

Si que es cierto, que aunque el local tiene una decoración muy original y acogedora (en plan bistrot muy acogedor) su reducido tamaño hace que hayan tenido que aprovechar muy bien el espacio, tal vez demasiado: la mitad de las sillas son bancos pegados a la pared, y las mesas son pequeñitas y demasiado cerca las unas de las otras. Además todo queda cerca de la puerta (que cuando se abre te entra el aire frío del invierno), y debo confesar que aquello me puso un poco en “alerta” en nuestra primera visita.
Sin embargo, a los 5 minutos de estar allí, la música y el ambiente, empezaron a hacer efecto en nosotros y al comenzar una buena charla y ver la original carta que nos presentaron, nos empezamos a animar.

La carta se basa en varias secciones de platos que son ideales para compartir (como nos gusta a nosotros), y podréis encontraros desde un Dim Sum de Butifarra, pasando por pan de cristal con anchoas, hasta llegar a un tartar tibio de foie.


A que es una carta llena de apetitosas elaboraciones que presentan cocinas de diferentes orígenes de una manera tan bien hecha, que todo encaja entre sí. Y para mí es el ejemplo perfecto del querer hacer una carta emocionante y original, con toques asiáticos mezclados con nuestra tradición mediterránea, pero en la que las elaboraciones siguen conservando esa esencia de confort que recuerda a lo hecho con mimo, que muchos locales pierden cuando pretenden fusionar estilos sin gracia ni conocimiento.


 

Sus postres son muy originales, hechos en el local y deliciosos, cosa que escasea últimamente en restauración (no os los perdáis). Además la carta tiene un apartado tanto de aperitivos como de cócteles, digestivos y cafés, que son el mejor comienzo y final posible de la velada.

Después de hacer nuestra elección, los platos empezaron a llegar, siendo una sorpresa uno detrás del otro:

 

Clicad encima de las fotos si queréis agrandarlas y ver el nombre de cada plato…Ninguno os decepcionará! A mí me robaron el corazón las vieiras, el pan bao con bogavante y panceta y la manera de servir el foie con el pan de especias)

 

La calidad de la comida fue estupenda, nos sorprendió gratamente, y en nuestra segunda visita nos pareció igualmente delicioso y estimulante. Dos o tres visitas, dependiendo de las personas que vayáis,  os serán suficientes para poder probar una buena selección de la carta y haceros una idea de todo lo que tienen.

Los 45 euros por persona (sin botellas de vino, ni cócteles, ni aperitivos), aunque es un precio elevado, nos parecieron bien pagados porque pagas precisamente eso: la comida de ingredientes de primera y el hecho de que todas las elaboraciones sean pequeñas e individuales (croquetas, rollitos, dimsum) que lleva muchísimo trabajo siempre que son caseros….Por eso hablar de croquetas caseras en un restaurante hoy en día, es casi algo imposible por el tiempo que requieren!

El servicio fue informal y agradable. Eso sí, son lentitos en la cocina, pero si estáis en buena compañía y no tenéis prisa, dejaros llevar por el ambiente y una charla agradable, que hace que el tiempo pase volando.

Para nosotros tiene un EXCELENTE bien merecido, porque la comida nos pareció super acertada, y nosotros es a lo que vamos….a comer!

 

DIRECCIÓN:

Sant Jaume, 13 BJ, Palma de Mallorca
+34 971 71 03 14
Comer/cenar: entre 35-45 euros por persona
“Esto es tan sólo mi opinión, la de una comiliti más…tal vez tú no estés de acuerdo con ella, o tu experiencia haya sido diferente a la mía y sin duda eso es lo más bonito del mundo de la restauración, que cada uno tenemos nuestros gustos. Lo importante es respetarse”