Izakaya Mallorca: nuevo japo en la ciudad

Izakaya Mallorca: nuevo japo en la ciudad
Servicio
Comida
Comida x2
Local
Calidad/Precio
8.2
Yo no sé a...
Servicio
Comida
Comida x2
Local
Calidad/Precio
0.0
Summary rating from 0 user's marks. You can set own marks for this article - just click on stars above and press "Accept".

Yo no sé a vosotros, pero a mí ya me cansa que la mayoría de japoneses (o pseudo-japoneses) que se han abierto en los últimos tiempos en Palma, sean todos como clones: cartas similares, mismo concepto y calidad regulera. Salvo los restaurantes de siempre y alguna nueva apertura que merece la pena, el panorama japonés en la isla (aunque abundante) es muy repetitivo y aburrido.

Así que no os imagináis la ilusión que me hizo saber que por fin se iba a inaugurar un japonés que aportara algo nuevo en la ciudad. Cuando a través de su cuenta de instagram leí que iban a ofrecer Takoyaki (son como una bolitas de masa con trocitos de pulpo dentro, muy típicas de Osaka, y que se cubren con una salsita especial, mayonesa japonesa y finísimos copos de bonito seco ahumado), supe que había que visitarlo sí o sí. Y efectivamente, en cada una de nuestras visitas hemos descubierto platos que no habíamos probado antes en Palma y que nos han encantado. Por eso, por su agradable servicio y porque encima abren los domingos, Izakaya ya forma parte de nuestro recorrido de restaurantes japoneses habitual.

 

“Desde su concepto de taberna japonesa, hasta su original carta, en Izakaya han sabido diferenciarse y empezar con estilo propio. Han dedicido apostar por un japonés diferente, con algunos platos que ningún otro local ofrecía en la isla, y se han sabido desmarcarde todos los competidores de su zona. Si lo que buscáis es conocer y descubrir nuevos platos de la gastronomía nipona, dadle una oportunidad a este recién llegado…que esperamos haya venido para quedarse”.

 

Y es que no toda la gastronomía japonesa se reduce al sushi, al igual que en España no sólo se come paella! Existen una infinidad de platos tradicionales que poco o nada tienen que ver con el pescado crudo, y que es una pena que todos ellos queden ignorados por la mayoría de locales. Por eso Izakaya Mallorca es de obligada visita, porque además de sushi, aporta muchos platos que están esperando ser descubiertos.

 

Los izakayas, como ya os comentábamos en el post sobre Kurobota , son pequeños bares donde los japoneses suelen ir a beber después del trabajo y donde sirven diferentes tapitas para compartir.  Siguiendo este concepto tan nipón, Dani Celis inauguró Izakaya Mallorca hace un par de meses en calle Espartero, en un local estupendamente ambientado y muy coqueto. Sus paredes con sumos gigantes y los farolillos rojos de la barra, hacen que uno viaje directo a japón y te situan en el ambiente ideal (moderno pero evocando la cultura tradicional japonesa) para disfrutar de la comida. Nada más entrar, te acoge como si te conociera desde siempre, y os recomendará y ayudará muy amablemente.

 


A pesar de que el gancho de nuestra primera visita fueron sus bolitas de pulpo, en posteriores ocasiones hemos ido descubriendo platos que no conocíamos y que nos hacen volver y volver. Mi favorito es su delicioso agedashi de shitake y gamba, que preparan rellenando las setas con gamba picada y luego lo rebozan todo en tempura (como un bueñuelito), que sirven con un caldito donde rallan nabo y cebolleta picada fina. Estos dos platos ya son merecedores de una visita, pero es que además su tempura está riquísimo y nada pringoso. Y también preparan katsudon (bowl de arroz con cebollita caramelizada, huevo y cerdo empanado por encima) y okonomiyaki (una especie de “tortita” de verdura y cerdo) que preparan en muy pocos sitios en Palma.


 

Clicad encima de las fotos para ver el nombre de cada plato… son tan ricos como parecen!

A la par que estos sencillos pero deliciosos y tipiquísimos platos japoneses, también tienen una selección de sushi para que no os quedéis con las ganas. Lo preparan en sus variantes más clásicas (sashimi y sushi de diferentes pescados), y también tienen algunos rolls fusión estupendos. Nosotros siempre acabamos con uno de sus makis, y así combinamos platos más conductentes con un final más ligero y que entra casi solo. Lo ideal es pedir varios platos y poder probar un poquito de todo, todo ello acompañado de un buen sake o una cerveza japonesa y una buena charla.

Si sois carnívoros, no podéis perderos su estupendísimo cebón fileteado con salsa japonesa y verduras de temporada, que se deshace en la boca con un sabor estupendo. Y si vais con niños, no tendréis ningún problema, porque su pollo Karaage es como un pollito rebozado ideal para peques (y no tan peques).

Entre sus postres, el coulant de chocolate oscuro con helado de sésamo, es nuestro favorito y es que además de servirlo con el interior fundente (como se debería, pero no siempre se hace), el helado de sésamo le sienta estupendamente. También sirven mochi, que si nunca lo habéis probado, os sorprenderá su curiosa textura chicletosa. Lo preparan en una bandejitas con frutos rojos, con una presentación que ya te atrapa visualmente, haciendo combinaciones de rellenos de diferentes sabores.


El servicio es siempre muy atento y agradable, por lo que será dificil que no os sintáis bienvenidos ante su amabilidad y cercanía.

Eso sí, por las noches el local se llena muchísimo y no tiene muy buena acústica, por lo que os recomiendo que cuando reservéis pidáis mesa lo más cerca de la cristalera posible y que evitéis las mesas del fondo del local.

Normalmente salimos alrededor de los 30 euros por persona, comiendo bien (sin vino). Sus porciones son muy generosas, por lo que si vais en pareja, con tres platos a compartir y postre, tendréis suficiente. Aunque si sois un poco agonías con la comida como nosotros, pedid cuatro platos para compartir, y saldréis rodando de felicidad. Realmente creo que es una relación calidad-precio muy buena, sobretodo porque ofrecen elaboraciones que no encontraréis en otros japoneses en Palma, y todo lo hacen con mimo y cariño.

Si habéis estado en japón, y sentís nostalgia de las cositas ricas que comisteis allí, definitivamente os encantará el sitio. Y si simplemente sois como nosotros, que disfrutáis descubriendo nuevos platos en lugares que apuestan por ser diferentes, os animo a que hagáis una reserva y os déis vosotros también una alegría.

 

DIRECCIÓN:
Calle Espartero nº15, Palma

871 03 76 33

www.izakayamallorca.com
Comer o cenar: alrededor de 30 euros por persona
Conviene reservar
 
“Esto es tan sólo mi opinión, la de una comilitis más… Tal vez tú no estés de acuerdo con ella, o tu experiencia haya sido diferente a la mía y sin duda eso es lo más bonito del mundo de la restauración, que cada uno tenemos nuestros gustos. Lo importante es respetarse”