Viridiana: visita a un gran clásico madrileño

Viridiana: visita a un gran clásico madrileño
Servicio
Comida
Comida x2
Local
Calidad/Precio
8.8
Cuando escribo o...
Servicio
Comida
Comida x2
Local
Calidad/Precio
0.0
Summary rating from 0 user's marks. You can set own marks for this article - just click on stars above and press "Accept".

Cuando escribo o comento con amigos sobre los restaurantes que visitamos, no lo hacemos desde el punto de la comparación….ya que para mí, eso es un error a la hora de visitar restaurantes con firma de chef. Cada uno es diferente, cada uno tiene su estilo, cada uno marca a su local con su propia personalidad y selecciona a un personal que ofrece el servicio que considera más acertado para la sensación que quiere transmitir.

De ahí, que cuando hablamos de restaurantes “con firma”, las comparaciones son odiosas! No hay una comida mejor o peor que otra, si no una que encaja más con tu gusto…o incluso un mismo chef que elabora dos menús días distintos, puede acertarte con uno y no con otro. Cada chef tiene su propio estilo y forma de cocinar, y en eso reside la esencia de la gastronomía: en la diversidad.

Por eso a la hora de leer las opiniones sobre Viridiana antes de ir personalmente, me asombró ver algunas malas y muchas otras que lo tildaban de mediocre, ya que siempre lo hacían desde el punto de la comparación con otros: otros con mejor servicio, otros más baratos, otros con mejor cocina, antes era mejor, etc…

Yo aquí voy a dar mi opinión sobre la deliciosa cena que disfruté con mi familia, (no puedo compararla con cómo era este restaurante hace tiempo, y tal vez, eso haga de esta opinión algo más sencillo y directo), ya que la comida, que es a por lo que nosotros vamos, estuvo a la altura de lo que esperábamos.


Para nosotros, que no somos de Madrid, llegar al local fue un bonito paseo por el retiro hasta llegar a Civeles, que sin duda es un plus para los que disfrutamos conociendo la ciudad.


 

Llegamos en pleno Agosto, con Madrid vacío a probar las delicias del menú que llevaba tiempo mirando y remirando en su página de internet, aunque por desgracia al ser baja temporada la carta estaba bastante “recortada”. Me entristeció un poco ya que tenía ganas de probar varios platos que en ese momento no estaban disponibles y se apoderó de mí la sensación de que las opiniones de que aquello estaba “en declive”, podrían ser ciertas….

Sin embargo disfrutamos muchísimo:

Te ponen tres entrantes de la casa (cosa que no sabíamos) y en nuestro caso fueron: pan de yuca y queso, un salmorejo con ventresca y naranja delicioso y un plato con morcón ibérico, breva, melón y encurtido.
Por desconocimiento avisamos a la camarera por si había habido un error en la comanda y nos estaban sirviendo un menú por equivocación, pero nos dijo que eso era detalle de la casa. Así que con ya bien abierto el apetito (o casi diría yo, medio llenos), llegaron los entrantes que nosotros habíamos pedido: el foie ahumado y la ensalada de pato.

Como principales, un plato de pulpitos del delta (muy difíciles de conseguir) cocinados a la perfección, con una base muy fresca de verduras encurtidas, que lo hacían el plato más “especial” de la mesa. Mi padre pidió un arroz con chipirones en su tinta (arroz salvaje cocinado estupendamente, sobre él una capa de chipirones tiernísimos, coca de escalibada a un costado y la salsita en su tinta para acompañar), y yo pedí unas albóndigas de cerdo ibérico con cous cous, melocotones y curry rojo (que como buena amante de los currys debía probar cómo sería esa interpretación). Y disfrutamos todos!

De postres, tomamos arroz con leche de coco y yo un mousse con frambuesas, y nos despedimos con otro detalle de la casa en forma de trufas y coquitos.


Es una cocina con toques sudamericanos y especias del medio oriente, que aportan ese toque intercultural a la cocina clásica de nuestra tierra.

En mi humilde forma de verlo, la cocina de Abraham es para todos aquellos que buscamos un producto fresquísimo y cocinado a la perfección, sin nada de artilujios, laboratorios, ni bombas ninja….y aunque esto tal vez le lleve a alejarse de lo que hoy en día es considerada la cocina de vanguardia y a la contínua sensación de “sorpresa” e “incertidumbre” y toda esa nebulosa que la envuelve, aquí encontraréis una cocina de fusión sabrosa y de la que uno podría repetir varias veces al mes, ya que no cansa.


 

Clicad encima de las fotos si queréis agrandarlas y ver el nombre de cada plato… Ninguno os decepcionará! Tal vez los postres fueron lo más flojito, pero aún así fueron un buen final de cena

 

El local me pareció acogedor tipo mesón ambientando en el cine (de ahí su nombre Viridiana), y el servicio fue amable y atento (un servicio bueno, pero no encorsetado, acorde con el resto de la experiencia).

El dueño y chef, Abraham Garcia, sale para explicarte los platos del día, y aunque sé que a la gente en general le gusta mucho que salga chef, en éste caso lo encontré un poco desganado (tal vez cansado). Por eso para mí hubiera sido mejor que un maitre (o la propia camarera) con fuerza y frescura nos las hubiera cantado. Digamos que soy de la opinión que un chef debe salir al “escenario” sólo si añade un plus positivo a la experiencia. En restauración, aunque uno tenga un mal día, uno siempre debe vestirse de su mejor fuerza y sonrisa….y ésto es normal que a veces, a chefs que llevan años trabajando y sepan de su buen hacer, se les acabe olvidando.
Al menos, esta es mi manera de verlo (que vamos por la comida, y no por la charla).

Estamos en una época de revolución gastronómica, donde los chefs se han convertido en personajes célebres, y da la sensación de que tienen que ser encantadores y estar siempre perfectos para recibir el aplauso de sus comensales. Sin embargo, al final lo realmente importante de ellos es su arte para con los fogones y el resto es tan solo una capa de maquillaje hacia la galería.
Así al opinar de un restaurante no lo hago por el carácter de su chef, si no por su buen hacer en la cocina….y por mi parte, repetiría la visita.

Como no pedimos botella de vino, salimos a unos 60 euros por persona que para el lugar y la comida que se nos sirvió, nos pareció correcto (uno sabe ya dónde va).

Así que a todos los que leáis comentarios diversos sobre éste local, yo lo que os recomiendo es a que vayáis vosotros mismos. A nosotros nos encantó, sin compararlo con otros y sin compararlo con otras épocas mejores, para mí nuestra visita fue excelente!

 

DIRECCIÓN:

Juan de Mena 14, Madrid
www.restauranteviridiana.com
 +91-531-5222
Cenar/comer: de 60 a 100 euros por persona

 

“Esto es tan sólo mi opinión, la de una comiliti más… Tal vez tú no estés de acuerdo con ella, o tu experiencia haya sido diferente a la mía y sin duda eso es lo más bonito del mundo de la restauración, que cada uno tenemos nuestros gustos. Lo importante es respetarse”