Casa Maruka: básico indispensable en Palma

Casa Maruka: básico indispensable en Palma
Servicio
Comida
Comida x2
Local
Calidad/Precio
8.2
A mi manera de...
Servicio
Comida
Comida x2
Local
Calidad/Precio
0.0
Summary rating from 0 user's marks. You can set own marks for this article - just click on stars above and press "Accept".

A mi manera de ver, Casa Maruka es como ese conjunto básico de americana y camisa negra que todos deberíamos tener en el fondo de armario preparado para cualquier ocasión, porque nunca falla: ya sea para una comida de trabajo, un mediodía en familia o una cena para dos, uno siempre sale satisfecho y sobretodo bien comido de este pequeño y “escondido” local. Y digo escondido porque aunque está ubicado a tan solo cinco minutos de la Plaza España, desde la calle su pequeño cartel de madera pasa casi desapercibido y uno jamás pensaría que en su interior se cocina con tanto cariño y calidad.

“Casa Maruka es un básico de la restauración en Palma. Un lugar que nunca falla, ideal tanto para comidas de negocios, celebraciones familiares o tranquilas comidas para dos, que debería estar en la lista de imprescindibles de todos los que aprecian el buen comer”

El local está ubicado en una antigua planta baja palmesana entre medianeras, lo que hace que el local tenga los techos un poquito bajos. Por eso al reservar os recomendaría que pidiérais mesas junto a las cristaleras de la fachada, donde os sentiréis más amplios. Sin embargo su mantelería blanca, su decoración sencilla y sus lienzos de arte contemporáneo, le aportan muy acertadamente un toque de sobriedad, luminosidad y sencillez que le sientan al local verdaderamente bien. Por este estilo, por su buen hacer en la cocina y por su correcto servicio, es por lo que Casa Maruka es ideal para cualquier ocasión en la que uno quiera quedar bien.

 


El restaurante se presenta con una carta de grandes platos clásicos llevados a un muy alto nivel gracias a su toque personal y al uso de materia prima de primera calidad, que se complementa con una serie de sugerencias del día que añaden ese punto de frescura para los que preferimos elaboraciones algo menos tradicionales.  Así consiguen que salgas de su local con esa sensación de confort que proporcionan los platos más conocidos y a la vez del disfrute de las nuevas creaciones.


Nosotros preferimos ir de día, por la contundencia de alguno de sus platos, sin embargo en las ocasiones que hemos ido a cenar hemos acertado de pleno haciendo un picoteo de varias de sus sugerencias. Todas las elaboraciones que hemos ido probando a lo largo de nuestras visitas nos han encantado, e incluso en ocasiones echamos de menos la ausencia de platos probados en anteriores visitas, aunque al final siempre acabamos dándole la bienvenida a las nuevas que nunca defraudan.

Clicad encima de las fotos si queréis agrandarlas y ver el nombre de cada plato… Ninguno os decepcionará! Aunque no pretendáis encontrar estos mismos en vuestra visita, ya que las sugerencias del día cambian según el mercado y el buen hacer del cocinero.

 

Como entrantes podréis encontraros con su torta del casar con pan chapata y deliciosas compotas especiadas, croquetitas caseras, tartar de atún, rollitos de gambas crujientes con zanaoria y puerro, milhojas fresco de manzana con foie y queso de cabra, cecina con foie y melocotón, sardinitas cocinadas ligeramente y con un aliño delicioso, tartár de llampuga, mollejas salteadas y su indispensable coca de tataki de atún….(por supuesto todo esto en diferentes visitas) y como platos principales para nosotros son imprescindibles su rabo de toro y los canelones de pularda. Personalmente lo que encontramos más flojito son sus postres (aunque su tarta de manzana hecha al momento hace las delicias de muchos otros), pero aún así uno siempre sale con un delicioso dulzor en boca gracias a la enorme teja y a las trufas que como detalle de la casa acompañan la cuenta. (Revisión 23.03.2016: su nueva carta de postres nos ha sorprendido para bien: con una fresquísima tarta San Marcos, una semi esfera de chocolate con praliné y avellanas muy acertada, y una increíble versión en copa de tarta cheesecake).

El servicio siempre es correcto, aunque para mi gusto tal vez peque de sobriedad excesiva (aunque eso es lo que buscan muchos restauradores hoy en día para sus locales).

El ticket medio de nuestras visitas ronda siempre los 30-35 euros por persona sin vino pero con postres y cafés, cosa que lo convierte en un restaurante con una excelente relación calidad-precio-servicio.

DIRECCIÓN:

c/ Reina Maria Cristina nº7, Palma de Mallorca

+971 20 02 72
Cenar/comer: 30-35 euros aprox. por persona
Domingos cerrado y se recomienda reservar
 
“Esto es tan sólo mi opinión, la de una comiliti más… Tal vez tú no estés de acuerdo con ella, o tu experiencia haya sido diferente a la mía y sin duda eso es lo más bonito del mundo de la restauración, que cada uno tenemos nuestros gustos. Lo importante es respetarse”