500 Grados: TOP pizzería en Palma con horno de leña

500 Grados: TOP pizzería en Palma con horno de leña
Servicio
Comida
Comida x2
Local
Calidad/Precio
8.6
   ...
Servicio
Comida
Comida x2
Local
Calidad/Precio
0.0
Summary rating from 0 user's marks. You can set own marks for this article - just click on stars above and press "Accept".

 

 

“ATENCIÓN: Este post habla de un tipo de pizza en concreto, la Napolitana. Bien hechas son delicadas, ligeras, y en su caso se cumple el dicho de que “menos es más”. Ésto puede que os enamore como a mí….o tal vez no sea vuestro estilo. Lo que sí es seguro, es que 500 Grados es uno de los mejores locales en Palma para ir a probarlas! “

 

He crecido en una familia donde si tuviéramos que escoger entre un buen pan con aceite y un blini con caviar, sin dudarlo nos quedaríamos con lo primero. Así que aún recuerdo como si fuera hoy, la primera pizza napolitana que probé hace ya casi veinte años. Probar aquella deliciosa masa cubierta con la cantidad justa de ingredientes para que ésta no perdiera el protagonismo, fue una revelación. Y desde entonces estoy enganchada a ellas.

Con el tiempo, y tras muchas (centenares?) probadas, creo que una buena pizza depende al menos de tres condiciones: Un buen horno que alcance altísimas temperaturas, un pizzaiolo apasionado por las masas, la fermentación y que respete el proceso artesano al máximo, y el uso de ingredientes de calidad en la cantidad justa. En mi opinión a día de hoy, y a pesar de que en Palma pueda haber una pizzería en casi cada esquina, son pocos los locales que  cumplen estos tres aspectos. Así que no os imagináis la sorpresa que me llevé cuando descubrimos la pizzería 500 Grados paseando por la zona de Blanquerna hace ya casi un año.

Me encanta su local: con techos altos, zonas de marés, baldosa hidraúlica de la de las casas de antes y al fondo su horno de leña. Han transformado una antigua planta baja en una pizzería que te acoge nada más entrar y donde su simpático personal te hace sentir como en casa. Y es que a veces, en los locales más sencillos pero con personalidad, es donde uno se siente más cómodo. Refleja “autenticidad”, y creo que es el escenario perfecto para las estupendas pizzas gourmet que preparan.


Es innegable que su horno de leña es la estrella del lugar, ya que toma altísimas temperaturas y cocina las pizzas en cuestión de un par de minutos , dejándoles un sabor a tostado inconfundible. Sin embargo, sin el buen trabajo de su propietario que elabora la masa siguiendo la tradición Napolitana (deja levar la masa más de 24h para que ésta desarrolle un sabor excepcional), el resultado no sería el mismo. Sus pizzas son finitas y elásticas en el centro, con unos bordes llenos de alveolos que le dan suavidad y ligereza. Además todos los ingredientes que usan son de buenísima calidad y eso marca una diferencia muy grande. Para empezar trabajan con mozzarella fior di latte, que es un queso de textura muy cremosa que se elabora con leche fresca sin conservantes ni estabilizantes, y la ponen en la cantidad justa para que al fundir no pierda su delicadeza ni se convierta en una capa demasiado compacta. Sus embutidos son también buenísimos, y los ponen en la cantidad justa para que todo esté en equilibrio.


 

Clicad encima de las fotos para ver de cerca sus deliciosas pizzas!

De las pizzas que hay siempre en carta, la diávola, las cuatro quesos y la calzone son nuestras favoritas. Y cuando tengo el día “masero”, disfruto de la esencia napolitana con su Marinara, con sólo salsa de tomate, aceite de oliva y ajito.  Suelen tener también un par de opciones fuera de carta que no os debéis perder: la que lleva sobrassada y cebolla roja es una de ellas y está deliciosa. Obviamente el escoger una u otra pizza es cuestión de gustos, y cada uno tiene su propia combinación de ingredientes favorita, pero os aseguro que aquí cualquiera de sus opciones os encantará. Además lo ideal es terminar la cena pidiendo su delicioso tiramisú casero.


Cuidan todos y cada uno de los detalles que están relacionados con la pizza, incluso la cubertería! Y es que tienen cuchillos serrados de punta redonda, que cortan la pizza sin esfuerzo y que evitan el desagradable ruido que hacen los acabados en punta, ya que cuando alguien aprieta más de la cuenta contra el plato parece como si arañaran una pizzarra.

Siempre que vamos sus dos camareras nos reciben con una sonrisa, y nos atienden muy amablemente. Y vemos como ésto se repite con todos los clientes, que se sienten bienvenidos desde el primer momento. Entre sus buenas pizzas y el trato agradable, es normal que en solo un añito el local esté prácticamente siempre lleno. Así que no olvidéis reservar (incluso entre semana) porque os podéis llevar una desagradable sorpresa al llegar allí y quedaros con las ganas.

Las pizzas van desde los siete hasta los doce euros, así que como véis no son mucho más caras que las que podáis encontrar en cualquier pizzería a domicilio de barrio,  y las preparan en un único tamaño que deja satisfecho a cualquiera yo no soy capaz de terminar jamás sin una ayudita de Guillermo). Así que como véis, por el mismo precio de las que te envían a casa en una simple caja de cartón, aquí te ofrecen un estupendo local y servicio, con unas pizzas únicas.

Creo que por todo ésto su calidad relación-precio es estupenda, y para todos aquellos que todavía os cueste pensar en la pizza más allá del fast-food, 500 Grados es el sitio ideal para quitaros los prejuicios y descubrir lo que es una verdadera pizza artesana hecha con mucho mimo al estilo más tradicional.

 

DIRECCIÓN:
c/ de Felix Meravelles nº6, Palma

+34 871 80 56 96
Sólo cenas: 15 euros por persona
Conviene reservar (incluso entre semana)
 
“Esto es tan sólo mi opinión, la de una comilitis más… Tal vez tú no estés de acuerdo con ella, o tu experiencia haya sido diferente a la mía y sin duda eso es lo más bonito del mundo de la restauración, que cada uno tenemos nuestros gustos. Lo importante es respetarse”